BioCultura, con mucho gusto!

logo-bio Buenos días lectores!

Estoy muy contenta! Hoy os presento un artículo de una nueva colaboradora, Mireia Escarré. Ella fué a visitar BioCultura Bilbao y nos ha preparado una lectura agradable de su experiencia en esta feria organizada por la Asociación Vida Sana!

Espero que os guste.

¡Feria Biocultura, con mucho gusto!

El 3, 4 y 5 de octubre se celebró la Feria BioCultura de productos ecológicos y consumo responsable en Bilbao. Esta feria, la más importante en este ámbito en el estado español y una de las más relevantes del sur de Europa, está organizada por la Asociación Vida Sana y en esta edición de la capital vizcaína, por Bilbao Exhibition Center (BEC), espacio que albergó el evento. Esta ha sido la segunda edición de esta feria en Bilbao y por el éxito que ha tenido cabe esperar que sea el principio de un largo y fructífero camino. Su réplica en Barcelona y Valencia ya lleva años de andadura y, la edición de BioCultura que tendrá lugar próximamente en Madrid, del 13 al 16 de noviembre de 2014, cumple este año su 30 aniversario.

Esta feria supone un gran escaparate de las novedades y tendencias en el sector de la alimentación ecológica, cosmética eco-natural, ropa y calzado orgánicos, terapias naturales y por supuesto, agrupa en un mismo espacio profesionales, agricultores y productores con muchos años de experiencia y trabajo a sus espaldas que aportan y comparten sus conocimientos, interactuando con la gran cantidad de público que se congregó durante los tres días de feria. Visitantes de todos los perfiles, edades, seguramente con diferentes intereses e inquietudes, pero todos ávidos de saber más, de descubrir lo nuevo, de conocer todos los detalles y beneficios que aporta un estilo de vida saludable, ecológico y sostenible; sedientos de contagiarse de la energía positiva que allí se respiraba y profundizar en todo aquello relacionado con este sector que cada vez coge más fuerza.

Acudí a la cita el sábado y el domingo. Hacía tiempo que lo esperaba y aunque las expectativas de lo que allí podría encontrar eran altas, no me defraudó; todo lo contrario. Lo primero que hice fue perderme entre el laberinto de expositores. Había muchos, muchísimos, organizados por temáticas o productos y podías encontrar todo lo que se puede querer si tu objetivos es seguir un estilo de vida saludable con productos ecológicos y que respetan el medio ambiente. Charlé con varios de ellos mientras iba adquiriendo algunas pequeñas joyas: aceite de oliva ecológico de Andalucía y de primera prensada en frío; crema facial con esencia de limón y tomillo o unos tomates buenísimos que serían los últimos de la temporada.

A parte de la zona de exposición, se programaron multitud de talleres y charlas durante los tres días que satisfacían la inquietud de los perfiles de visitantes más variopintos. Desde showcooking con degustación de tomates ecológicos, de chocolates, de pintxos de bonito, de sidras ecológicas de Euskadi, o de quinoa negra, hasta talleres para aprender a hacer germinados, sobre etiquetado de alimentos ecológicos o sobre como preparar los deliciosos y archifamosos zumos o batidos verdes. Ah, y “MamaTerra”, un festival ecológico de la infancia con muchas actividades dedicadas a los más pequeños y sus familias. También podías acudir a conferencias de todo tipo: sobre fitoterapia, kinesiología, energía, meditación, reflexiones sobre alimentación convencional versus alimentación ecológica, alcalinidad versus acidez, etc.

El sábado asistí a la charla organizada por los fundadores de Mundo Arcoiris que ofrecen los muy conocidos “Superalimentos”. Entre sus productos estrella están las semillas de chía ecológicas, las semillas de los guerreros, tal y como los creadores de esta innovadora empresa las califican. Aportan un alto contenido en ácidos grasos Omega-3, fibra, calcio y magnesio, entre otros minerales. La hierba de trigo, que es un potente limpiador y depurador de la sangre y aporta energía gracias a la clorofila. O la spirulina, con gran cantidad de proteínas de calidad y hierro y que entre sus principales propiedades destaca la purificación de la sangre y de las arterias. También ofrecen semillas de cáñamo, de maca y de cacao entre muchas otras referencias.

El domingo, después de una interesantísima e intensa exposición organizada por Biocop sobre todo aquello a tener en cuenta para montar un negocio de venta de productos ecológicos, me apetecía algo de movimiento corporal así que acudí a la clase teorico-práctica de pilates y yoga impartida por Espacio Azul, de Bilbao. Y de esta sesión, aun relajada, me dirigí a una charla titulada “Transformar la ira en calma interior”. He de reconocer que el título me llamó mucho la atención… y parece ser que no fui la única, pues la sala se quedó pequeña para acoger a todo el público que quería entrar. Lo mejor de esta conferencia, una metáfora sobre una vivencia real y cotidiana que me quedó grabada en lo más profundo de mi conciencia, sencilla y directa: “Controlar la ira es como coger el tren y equivocarte de dirección. Puedes enfadarte contigo mismo, con los demás, con el mundo y seguir en la dirección contraria. Nada va a cambiar y cada vez estarás más furioso porque cada vez estás más lejos de tu destino. O puedes bajar y tomar la dirección adecuada, tu camino.” Brillante.

Después de esta completa jornada dominical, aun me quedó algo de energía y tiempo para darme un último paseo por la zonas de exposición. Charlé con algunos expositores más y, cargada de ideas y de verduras ecológicas, me despedí hasta la próxima edición de esta inspiradora feria.

 

Muchas gracias Mireia por esta super colaboración! Esperemos que no sea la última! 😉

 

Anuncis

4 pensaments sobre “BioCultura, con mucho gusto!

  1. Pues Mireia, tienes una tercera opción en el tren: cambiar de planes y seguir con el tren que inicialmente iba en dirección contraria. Depende cómo puede verse como un conformismo, pero también puede saber sacar el mejor provecho de las situaciones incómodas.

      • Hola, Montse, Martina!
        Totalmente de acuerdo, creo que es muy bueno dejarse llevar, retomar planes e improvisar y que además, el camino se marca paso a paso y, siempre, se puede volver a cambiar de dirección.
        En este caso, la metáfora hace referencia a que no merece la pena angustiranos si nos damos cuenta y sabemos que nos hemos equivocado o que no vamos en la dirección que queremos. Si somos concientes de ello, es bueno poder “bajarte del tren” para coger el camino que uno quiera. Sea como sea, no seguir en un tren en el que sabes que no quieres estar.

        ¡Un abrazo!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s